Home
*Segunda parte de la entrevista

Julio Ponce Alberca (Sevilla, 1964) es Profesor Titular de Historia Contemporánea en la Universidad de Sevilla. En la actualidad imparte clase en las facultades de Comunicación e Historia así como en el Máster de Estudios Europeos de la Facultad de Derecho. Su línea principal de investigación ha versado sobre la Historia política y del Estado en el siglo XX, aunque ahora trabaja en otros campos como la percepción de Europa en España desde el siglo pasado.

En su despacho de la cuarta planta en la Facultad de Comunicación recibe a @ScottishWinds para hablar sobre Historia, Nacionalismo y configuración de los Estados-Nación en el Mundo Actual, prestando especial atención a los casos de Escocia y Cataluña.

¿Qué recorrido ve a los nacionalismos en el futuro?

Hay que subrayar que el concepto de Nación dentro de un Estado determinado siempre estará vigente. Pero de igual forma la dificultad y problemática siempre surgirá a la hora de querer articular ese sentimiento, en el momento de crear un Estado nuevo. Los términos en muchas ocasiones se confunden. Nadie debe poner en duda el sentimiento nacional, por ejemplo, de Cataluña. Pero la clave y el debate está ahora en la construcción de un Estado, que es donde reside el poder. Aún así, el calentamiento del nacionalismo puede llegar sólo hasta cierto punto. A partir de ahí y para decantar votos se ha de escribir en un papel la hoja de ruta. Temas como el ejército, respaldo económico, fronteras etcétera son siempre elementos que han de ser explicados. Aquí se habla de nacionalismo con sus símbolos, lengua y demás elementos cuando son cosas que ya están reconocidas. El debate está en tener un Estado propio o no.

¿Y no ve a quienes apoyan estas corrientes convencidos?

Un ciudadano de un Estado que quiera ser independiente nunca podrá votar si antes no se le proponen y explican las cuestiones que conformarían la nueva realidad, como por ejemplo el sistema fiscal y tributario. Sin eso no se puede tan siquiera plantear una consulta realista, ya que el ciudadano no sabe a qué atenerse. Los votantes exigen garantías, no indecisiones. En el tema de los impuestos esto es algo que queda bastante claro.

¿A qué atribuye esa falta de concreción?

En cuanto al diseño de los procesos políticos la mentalidad de los pueblos mediterráneos no es firme. En Cataluña, por ejemplo, el gobierno de la Generalitat debería haber hablado con las grandes empresas allí asentadas antes de iniciar la vía de la independencia, no después. Allí se está hablando mucho de la nación y del sentimiento, pero no se plantean los términos del Estado propio, la hoja de ruta, la configuración escrita de qué es lo quieres hacer y a dónde quieres llegar.

SNP-Scottish-independence-referendum-debate

Hasta ahora los nacionalismos han estado en alza, ¿qué camino tomarán en el futuro próximo?

Yo creo que no van a prosperar, porque vamos hacia un mundo en una buena parte glocalizado. Por un lado globalizado, y por otra con mucho énfasis o fuerza de los ámbitos locales, que no tienen por que ser de carácter regional, sino basados en acuerdos o alianzas de tipo económico.  Cuando se habla de la Europa de las regiones, en países como España esto se identifica como un foro donde estarán representadas las CCAA. Pero para Bruselas, sin embargo, no existen tanto esas regiones como las áreas políticas que conocemos sino como áreas económicas. Le pongo un ejemplo: una región para la Unión Europea sería “El Algarve – Andalucía Occidental”, que no tiene nada que ver con nuestra Comunidad Autónoma ni con las concepciones políticas que se nos vienen rápidamente a la mente.

Centrándonos en las corrientes nacionalistas que han surgido en Europa, ¿qué trabas considera de mayor importancia a la hora de culminar sus procesos de autodeterminación?

El principal problema de los nacionalismos en Europa es que hay muchos, y si se le abre la puerta a iniciar sus procesos de independencia las negociaciones serían difíciles. Sobre todo pensando en la Unión Europea, ya que si es difícil la construcción europea con 27 Estados Miembro, imagine con muchos más aún.

¿Cuál cree que sería entonces la solución a este nuevo reto que se le plantea a la Unión Europea? ¿Redoblar la apuesta por el proceso de integración europea para ofrecer un nuevo escenario con mejores expectativas podría ser la solución?

Es cierto que los miembros de las corrientes nacionalistas nunca reniegan de Europa. A pesar de la crisis del modelo europeo, que continuará durante algo más de 10 años, el proceso de construcción europea continuará imparable aunque tarde todavía un largo periodo en culminarse. La integración económica, fiscal y legislativa será un hecho en el futuro, es evidente. Y es vital, porque de lo contrario nos ‘suicidaríamos’, nuestras empresas no podrán competir de otro modo.

Eso a no ser que estemos iniciando una nueva etapa histórica en Europa Occidental, una especie de disgregación y de perdida de poder específico; más aún del que ya se ha perdido. Sería una menor Europa en términos de unión y en mi opinión es inviable. Porque sería también un problema para los EEUU por sus relaciones económicas, necesitan de una Europa estable. A las tensiones del mundo actual no se le puede añadir una nueva, y esto es lo que sería la atomización de una Europa actualmente en paz y cohesionada.

Por todo ello creo que no va a prosperar el surgimiento de nuevos Estados Nación a lo largo y ancho de Europa. Lo que veremos será nuevos encajes de los territorios dentro de los Estados ya existentes.

¿Descarta entonces por completo la hipótesis de esa posible fragmentación europea?

Es lo que creo, pero la historia no siempre es un avance hacia el progreso o hacía el camino más lógico, por lo que quién sabe si podría darse. Los resultados de la historia siempre son una anomalía. Ante un status quo concreto que no gusta suele decirse que es que los hechos que lo conformaron fueron arbitrarios, pero es que volver a cambiar ahora realidades construidas en el pasado también sería una arbitrariedad. Dentro de cuatro años comprobaremos en qué han quedado todos estos procesos nacionalistas que ahora están vigentes, pero mi apuesta personal es que no llegarán a culminarse ya que hay demasiados mecanismos y relaciones internacionales involucradas a las que esto influiría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s