Home

Peterhead (44 kilómetros al norte de Aberdeen siguiendo la costa) es un pueblo pesquero de algo más de 18.000 habitantes en el extremo más oriental de Escocia. A 472 kilómetros en línea recta se encuentra Egersund, en Noruega, población aún más pequeña de sólo 10.000 habitantes que señala el fin de la península escandinava con su accidentada orografía costera. Entre ambos núcleos urbanos se encuentra el Mar del Norte, el tesoro de la economía del país nórdico. Alex Salmond y el SNP quieren imitar el exitoso modelo económico noruego si los escoceses votan por la independencia el próximo 18 de septiembre.

Para Noruega, el ecuador del siglo XX marcó el futuro de su economía de forma inexorable. El descubrimiento de depósitos de petróleo y gas dentro de sus límites marítimos en el Mar del Norte fue el hecho diferenciador que supuso no sólo euforia por la fortuna del hallazgo sino también una gran responsabilidad implícita para explotar los recursos de la forma más eficiente posible. El país no tenía experiencia en el nuevo sector económico al que se le habrían las puertas, por lo que hubo de poner en marcha mecanismos políticos, de educación y de investigación para estar a la altura de los retos que se presentaron.

Lo cierto es que, cuarenta años después del inicio de la extracción de petróleo y gas, el país nórdico se ha convertido en un referente no sólo en cuanto a exportaciones sino, sobre todo, en lo relativo a administración de sus recursos y empleo sostenible de las ganancias obtenidas. La  responsabilidad para con las generaciones futuras de noruegos y noruegas es el elemento diferenciador que ha marcado la política que los escandinavos han llevado a cabo desde entonces.

Museo Noruego del Petróleo (Norsk Oljemuseum) en Stavanger, Noruega

Museo Noruego del Petróleo (Norsk Oljemuseum) en Stavanger, Noruega

La conciencia de estar manejando un bien no renovable y finito a medio plazo condujo a las autoridades noruegas a la creación de todo un sistema público para la conservación y expansión de la riqueza que el petróleo y el gas ofrecen en la actualidad. En 1990 se estableció el Fondo de Pensiones de Noruega, entendido como un depósito perteneciente en última instancia a los ciudadanos noruegos y en el que año a año se irían guardando y acumulando los réditos de la extracción de sus materias primas así como de los beneficios indirectos que generarían.

El Fondo cuenta con estrictos mecanismos de control y gestión que no dejan cabos sueltos en ningún aspecto, desde las estrategias puramente económicas hasta la necesidad de actuar siempre siguiendo unos principios éticos establecidos. El Ministerio de Finanzas y diferentes comisiones de control se encargan de su tutela y el Banco Central de Noruega se ocupa de la gestión. En cuanto a su funcionamiento, el Fondo se nutre de las ganancias que el petróleo y el gas generan, pero no reduce su labor a la de simple ahorro. Al contrario, se trata de una herramienta de inversión a largo plazo en productos financieros de bajo riesgo y alta rentabilidad, participando en los mercados de todo el mundo.

Cada una de las operaciones en las que se implican recursos del Fondo son valoradas y debatidas a fin de minimizar todo riesgo. La estrategia por tanto no es sólo la de almacenamiento de un gran fondo de provisiones sino a su vez la de multiplicación de las ganancias a través de inversiones rentables. Para finales de 2014 el Ministerio de Finanzas noruego ha estimado que la magnitud del Fondo será de 717 Mil Millones de Dólares. El montante se calcula que seguirá creciendo con el paso de los años convirtiéndose en un activo fundamental para Noruega principalmente a partir del momento en el que se agoten el petróleo y el gas.

Alex Salmond intentará convertir el Mar del Norte en su golpe de efecto

Se estima que en las aguas británicas del Mar del Norte quedan reservas de petróleo suficientes para extraer entre 15 y 24 Mil Millones de barriles de crudo. Esto significa que la actividad podría continuar, al mismo ritmo que el actual, durante 30 o 40 años más. Y ello sin contar que aún quedan zonas en las que aún pueden hallarse nuevas bolsas de petróleo con el desarrollo de nueva tecnología.

El modelo nórdico, difícil de imitar, no deja de ser un reclamo como ejemplo de buen manejo de recursos para cualquier gobierno con capacidad exportadora, y más aún si se comparte mar y materias primas con Noruega. Para el Partido Nacional Escocés, el país nórdico es el espejo en el que mirarse. En añadido, comparar al Reino Unido con el país escandinavo magnifica aún más la diferencia entre ambos modelos de gestión. El discurso del SNP al respecto consiste en hacer llegar a los ciudadanos escoceses que el modelo de explotación actual que se sigue en la isla es altamente improductivo. Como ejemplo de viabilidad, claro está, se nombra a Noruega y su sistema. Es el camino a seguir.

El modo de proceder para el gobierno de Alex Salmond no deja lugar a duda en su marco teórico: Voten por la independencia, dejen la administración de los recursos en nuestras manos y copiemos a Noruega antes de agotar nuestro gas y petróleo. El sistema de aplicación práctico y realista se espera que sea expuesto en el Manifiesto por la Independencia que el gobierno de Holyrood hará público en noviembre. De su credibilidad o no por parte de la opinión pública dependerá en gran medida el vuelco en las encuestas que Alex Salmond necesita para conseguir la ruptura con el Reino Unido.

Alex Salmond de visita en una planta petrolera

Alex Salmond de visita en una planta petrolera y de gas

Mientras tanto, desde Better Together, la campaña contra la secesión se ha apresurado a exponer el alto coste que supondría poner en marcha un Fondo a imagen y semejanza del noruego. Refiriéndose a un supuesto documento interno del gobierno escocés que se hizo público el jueves, la creación de un Fondo para Escocia de estas características al que destinar parte de los ingresos generados por la extracción de petróleo y gas, inevitablemente supondría subir los impuestos, aumentar el endeudamiento del Estado o recortar partidas de gasto público. Desde la campaña por el ‘No a la Independencia’ se apuesta por que la fórmula de Alex Salmond en caso de crear este mecanismo en Escocia sería la de incurrir en las tres posibilidades anteriores a la vez, gravando por tanto al ciudadano escocés.

En noviembre el gobierno escocés intentará aclarar sus planes de futuro, pero lo cierto es que el Mar del Norte, sin género de duda, dará que hablar hasta el día mismo del Referéndum de Independencia. Al fin y al cabo Noruega está a sólo 472 kilómetros, demasiado cerca.

* Las fotografías que ilustran el texto cuentan con licencia Creative Commons. Pertenecen a “Scottish Government”, “MagneC” y “tjodolv” en Flickr.
Anuncios

Un pensamiento en “Noruega y la influencia del Mar del Norte

  1. Pingback: Alistair Darling duda del plan petrolero del SNP | Scottish Winds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s