Home
Desde que en 2011 el SNP ganara las elecciones en Escocia, el punto de su programa más ‘mediático’, el referéndum de independencia, no ha dejado de sobrevolar el panorama político del Reino Unido. Y fue Alex Salmond quién confirmó que, en efecto, no era una simple idea en busca de votos, sino que ha sido plasmada de inmediato.
A simple vista puede sorprendernos la predisposición de Londres a que se lleve a cabo, pero consideran que el pueblo escocés tiene toda la legitimidad para ser preguntado sobre esta cuestión. Sin embargo, donde realmente empiezan los problemas es en el momento de concretar los términos del mismo. Tanto la fecha en la que tendría lugar como la pregunta exacta a la que se debe responder son motivo de quebraderos de cabeza indistintamente para los políticos de Londres y Edimburgo. El parámetro del tiempo se considera fundamental, pues éste corre a favor de Salmond. Según las encuestas, la idea de independencia va calando progresivamente y tiene mayor seguimiento entre los jóvenes. En caso de que el gobierno del SNP logre salir con vida de la crisis económica y mejorando las perspectivas de crecimiento para Escocia, serán muchos los que se apunten a la idea de que no necesitan a sus vecinos para seguir su discurrir como país.
David Cameron ya ha manifestado públicamente su predisposición a facilitar la realización del mismo siempre y cuando este sea “cuanto antes”. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, desde Edimburgo se apuesta por 2014 como fecha ideal. El Partido Nacional Escocés cuenta con un plan de ruta para los próximos años que espera cumplir y que comenzaría en este 2012, cuando se debería determinar la pregunta que los escoceses tendrían que responder. En 2013 el Parlamento Escocés pasaría a escena para elaborar toda la legislación necesaria de cara al referéndum. Sería en Octubre de 2014 cuándo tendría lugar el voto, así como toda la campaña de promoción. La fecha es bastante simbólica para los nacionalistas, pues se conmemora en este año la Batalla de Bannockburn. Quedaría para 2015 la posterior negociación en caso del triunfo del “si”; y finalmente en 2016 las primeras elecciones de la que ya sería Escocia independiente.
Difícilmente este calendario podrá consumarse tal y como está ideado, pues son muchos los obstáculos que ralentizarían el proceso, incluidas las elecciones generales del Reino Unido fijadas para Mayo de 2015, pero esto no hace sino aumentar el número de matices y aspectos que hacen tan interesante todo el debate sobre la independencia de las tierras escocesas.

 

Anuncios

Un pensamiento en “El Referéndum: (I) La cuestión del tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s